Alejandro Carrillo aborda la equidad de género

Porcomunicacion

Alejandro Carrillo aborda la equidad de género

 

Con el propósito de reflexionar sobre la condición histórica y actual de la equidad de género, el Instituto Sinaloense de las Mujeres en conjunto con El Colegio de Sinaloa, presentó la conferencia “La resistencia cultural a la equidad de género” la que fue impartida por Alejandro Carrillo Castro, director general de la Fundación “Miguel Alemán”.

 

En dicho estuvo presente la Directora General de ISMujeres, Elizabeth Avila Carrancio y José Ángel Pescador Osuna, y el  presidente de El Colegio de Sinaloa.

 

Al inicio de su conferencia, Alejandro Carrillo comentó que muchas veces al público se le hace extraño que hable sobre este tema siendo hombre. Señaló que la inequidad de género  —sobre todo en contra de la mujer— existe en distintas partes del mundo, el cual es un problema que permea en la mayoría de los países, incluido México, a pesar de que en el Artículo IV de la Constitución se habla de igualdad de género. Por ello aclaró la diferencia entre los conceptos de sexo y género; el primero es una diferencia biológica, natural, algo con lo que se nace; el segundo es una construcción social y cultural que se crea a partir del hecho biológico.

 

Carrillo Castro comentó que “hoy se sabe por los estudios antropológicos que se han realizado, que el rol de género de la mujer era un principio más destacado que el del hombre ya que la mujer era la única que podía producir el bien más importante de todo grupo social: los propios seres humanos, los hijos y las hijas, y como los hijos nacen solamente de la madre en muchas partes del mundo las primeras culturas eran de tipo matriarcal. La ciencia de la época consideraba que la sangre materna era el líquido portador del principio de la vida”.

 

Por otra parte, comentó que “en el campo del Derecho, la sucesión al trono, al poder político era de tipo matrilineal o matriarcal como lo ejemplifica Cleopatra, la última gran reina egipcia quien tuvo hijos con dos sucesivos gobernantes romanos: Julio Cesar y Marco Antonio. En el estudio de la evolución de los conceptos religiosos de la Antigua Grecia constituye un buen ejemplo de cómo algunas religiones empezaron a reflejar simbólicamente los cambios que ocurrían en el mundo de lo social”. Destacó que en México hay lugares en donde existe una mayor equidad de género y para algunas personas, incluso, un franco matriarcado.

 

Durante la conferencia se tocaron temas como la discriminación física, mental, intelectual, religiosa y jurídica en contra de las mujeres. También se realizó un recorrido histórico que va desde las tribus más primitivas que tenían un sistema de matriarcado, pasando por el cambio al patriarcado en las civilizaciones clásicas, la completa discriminación en el Medievo y los cambios que se han dado hasta nuestros días.

 

La inequidad de género es causada por tres grandes razones: la religiosa, en donde basado en las escrituras y tradiciones religiosas se otorga una superioridad al hombre; la científica, debido a las diferencias físicas, así como al papel biológico que tiene el hombre en la reproducción; y la del Derecho, debido a que históricamente han existido leyes que discriminan a la mujer. A pesar de todos estos factores, es la misma cultura la que predispone la inequidad de género, pues desde muy pequeños los niños deben asumir sus roles.

 

Asimismo, Alejandro Carrillo dijo que “el mundo femenino se equipara al dragón y a la serpiente. Los más difundidos mitos occidentales presentan a héroes masculinos matando dragones o serpientes, lo que significa acabar con el modelo femenino. La actual inequidad de género sólo puede ser modificada por los propios seres humanos, también usando las mismas creaciones culturales”.

 

El conferencista expresó que para combatir las resistencias culturales “se necesita seguir apoyando el acceso de las mujeres a los centros de educación superior; que las mujeres puedan ocupar puestos de alta dirección pública y política —como se hace en otros países—. Promover que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres en todos los ámbitos de la cultura —en México hay muchas mujeres muy destacadas—; para que exista esta igualdad de género se necesita que hombres y mujeres aprendamos a trabajar juntos en torno de lo que significa una genuina equidad de género”.

 

Finalmente, afirmó que si bien existe una resistencia cultural a la equidad de género, es con la misma cultura con la que se debe ir cambiando el paradigma, lo cual sólo se podrá lograr si los hombres y las mujeres trabajan en conjunto.

About the author

comunicacion author

Deja un comentario